OPINIÓN

12 PALABRAS

El viernes 22 de diciembre llegaban a la pantalla de mi ordenador las 12 palabras que la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) promovida por la Real Academia Española y la Agencia EFE ha seleccionado como candidatas a palabra del año 2023. Los temas a los que aluden -según señalan-  son diversos y se repiten los que aluden a términos relacionados con la política, tecnología y medioambiente.

Los criterios para ser candidatas a palabra del año son: su presencia en los medios de comunicación, así como el debate social en el mundo hispanohablante, en primer lugar, y, en segundo, el interés lingüístico: formación curiosa, significado o escritura que genera dudas entre los hablantes.

Las voces que podrían ser palabra del año y que se enumeran alfabéticamente son: amnistía, ecosilencio, euríbor, FANI, fediverso, fentanilo, guerra, humanitario, macroincendio, polarización, seísmo y ultrafalso.

Las de años anteriores de la Fundación fueron: escrache (2013), selfi (2014), refugiado (2015), populismo (2016), aporofobia (2017), microplástico (2018), los emojis (2019), confinamiento (2019), vacuna (2021) e inteligencia artificial (2022).

No podemos dudar de la importancia que estas realidades han tenido en nuestras vidas y en su impactante emergencia en los medios de comunicación. Realidades no superadas y que se constituyen en retos que la sociedad y sus instituciones políticas, jurídicas y sociales deben de atender y superar. Y señalo sobre todo las que aluden a los refugiados y a la inteligencia artificial. ¡Cuántas muertes en el Mediterráneo! ¡Cuántos miles de desplazados por las guerras! ¡Cuántas fronteras cerradas en esa rica Europa, soñada por los migrantes, hasta llegar al comunicado de prensa que el Consejo de la Unión Europea  hacía el pasado 20 de diciembre en el que la Presidencia Española del Consejo y el Parlamento Europeo alcanzaban un acuerdo sobre los principales componentes políticos de cinco reglamentos clave que supondrán una revisión general del marco jurídico de la UE en materia de asilo y migración, aunque se señala en dicho comunicado que se seguirán estudiando las causas profundas de la migración y se seguirá colaborando con los países de origen y tránsito en la lucha contra la lacra del tráfico ilícito de migrantes.

Según nos dice la nota de prensa, los Reglamentos acordados “abordan todas las fases de la gestión del asilo y la migración, desde el control de la migración irregular al llegar a la UE, la toma de datos biométricos, los procedimientos para la presentación y tramitación de solicitudes de asilo que también refuerzan los derechos de los solicitantes, las normas para determinar el Estado miembro que es responsable del examen de una solicitud de asilo y la cooperación y la solidaridad entre Estados”. Entre otras cuestiones, es importante “la modificación del Reglamento de Dublín que establece normas que determinan qué Estado miembro es responsable del examen de una solicitud de asilo (y que pueden dar lugar a que un solicitante de asilo sea trasladado a otro Estado miembro distinto de aquel en el que reside). El RGAM aclarará los criterios de responsabilidad y racionalizará las normas para el traslado de un solicitante”.

¡Ojalá estas medidas se pongan en práctica con urgencia y alivien la situación de sufrimiento que preside la vida de estos migrantes y refugiados!

Y respecto a la inteligencia artificial (2022), podemos decir que también esta voz ha generado noticias constantes y temor ante el avance indiscriminado que los avances de la IA puedan tener sobre la sociedad. Así el pasado 9 de diciembre, la web del Consejo de la Unión Europea publicaba un comunicado en el que se expresaba que después “tres días de conversaciones maratonianas, la Presidencia del Consejo y los negociadores del Parlamento Europeo han alcanzado un acuerdo provisional sobre la propuesta relativa a normas armonizadas en materia de inteligencia artificial (IA), el denominada Reglamento de Inteligencia Artificial.” Proyecto de Reglamento que tiene por objeto garantizar que los sistemas de inteligencia artificial (IA) introducidos en el mercado europeo y utilizados en la UE sean seguros y respeten los derechos fundamentales y los valores de la UE, así como estimular la inversión y la innovación en el ámbito de la IA en Europa.

Las voces elegidas para palabra del año 2023 también han generado ruido y confusión en la sociedad y han despertado diálogo y violencia en el debate público, como la voz amnistía que en el Diccionario de la lengua española se define como perdón de cierto tipo de delitos, que extingue la responsabilidad de sus autores. Pero que también, en el Diccionario panhispánico del español jurídico, se define como forma de ejercicio del derecho de gracia que corresponde a los poderes públicos. La diversidad de significados plantea ya el debate.

La palabra elegida para este 2023 por su gran presencia en los medios de comunicación y por la evolución que su significado ha experimentado en la política, ámbito ideológico, deportes, plataformas digitales, etc. ha sido la voz polarización.

Será una tarea apasionante profundizar en el resto de las palabras nominadas a palabra del año para conocer la realidad que esconden.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más Información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close